Tipos de vivienda: ventajas e inconvenientes de cada una

Artículos por ciudades
20.01.2021 20:55
tipos de vivienda
En el mercado existen muchos tipos de vivienda (áticos, bajos con jardín, pisos intermedios, casas unifamiliares,  etc.), pero cada una de ellas tienen una serie de ventajas e inconvenientes que debes analizar detenidamente antes de elegir en cuál quieres vivir.

Por otro lado, en ocasiones su denominación en el mercado inmobilario puede ser diferente a la que tú utilizas. Por ejemplo, lo que para ti puede ser un chalet, para los expertos es una vivienda unifamiliar. Con el objetivo de ayudarte al máximo en la búsqueda de tu nuevo hogar, en este artículo te vamos a contar cuáles son los distintos tipos de viviendas y sus características más destacadas. Solo entonces podrás entender el tipo de vivienda que mejor se adapta a tus necesidades, si la zona donde buscas dispone de ellas o el presupuesto que necesitas para comprarla.

En la mayoría de las ocasiones, los tipos de casas que necesitan los diferentes compradores vienen determinados por aspectos como el número de personas que vivirán en ellas, sus mascotas, el lugar donde trabajan o sus propios gustos personales (más amantes de la naturaleza o de los espacios urbanos, prioridad por el ocio o la tranquilidad, necesidad o no de espacios exteriores, etc.). Si no lo tienes muy claro, en estos dos artículos te contamos las ventajas y desventajas de vivir en un piso en el centro de la ciudad y de comprar un piso en la periferia.

Dos grandes categorías: viviendas unifamiliares y plurifamiliares

¿Cuáles son los tipos de vivienda que hay? Para empezar, el mercado diferencia dos grandes grupos, las unifamiliares y plurifamiliares. En las primeras, en la construcción en su totalidad vive una sola familia, mientras que en las segundas en el edificio residen varias unidades familiares.

Las unifamiliares suelen ser un tipo de vivienda de construcción horizontal, mientras que las plurifamiliares suelen ser de construcción vertical. En las primeras nos encontraremos los chalets independientes o viviendas aisladas, los chalets pareados y adosados o incluso los bungalós. Entre las segundas están los apartamentos, estudios, dúplex, áticos, pisos, bajos con jardín, loft y buhardillas.

A la categoría de vivienda plurifamiliar también se la conoce como vivienda colectiva o hábitat colectivo, y se la puede definir como un edificio residencial con acceso y servicios comunes para más de dos viviendas.

Por su parte, las zonas con mayoría de viviendas unifamiliares tienen menos densidad de población y menor impacto medioambiental, así como poco tráfico y menos infraestructuras. Suelen ser zonas aisladas dentro de una ciudad o estar a las afueras. Al no permitir el máximo aprovechamiento del terreno, son más caras. 

Tipos de viviendas unifamiliares

Las principales ventajas de las viviendas unifamiliares son que normalmente cuentan con más espacio (suelen ser más grandes), disponen de jardín y más zonas exteriores (muchas veces incluso hasta piscina) y permiten una vida más tranquila al no estar rodeados de vecinos. Los mayores inconvenientes son que son más caras de mantener (calefacción, etc.) y que generalmente se encuentran situadas en urbanizaciones de las afueras que no cuentan con tantos servicios alrededor como las viviendas ubicadas en el centro.

Dentro de las conocidas como unifamiliares podemos encontrar tres grandes tipos de viviendas:

  • Casa independiente. Es una edificación aislada que no linda con otras porque está rodeada por un terreno. Los ejemplos más claros de este tipo de vivienda son los chalets o casas de campo. Es la vivienda más tranquila por excelencia: no hay nadie a tu alrededor que moleste tu vida diaria con ruidos, etc. Además, permite disfrutar de mayores espacios exteriores y tener mayor contacto con la naturaleza. Sus mayores inconvenientes, que su mantenimiento es más caro y que suelen contar con menos servicios cerca. También pueden resultar menos seguras ante posibles robos.
  • Chalet adosado. Son un grupo de viviendas construidas en hilera y pegadas unas a otras mediante una pared medianera. En ocasiones, las casas adosadas comparten elementos comunes como los jardines, la piscina o el garaje. Dicho de otra manera, son viviendas unifamiliares con otras similares construidas a ambos lados de ella. La mayor ventaja es que combinan en parte los beneficios de vivir en una casa semiindependiente (más tranquilidad, independencia, etc.) con los de hacerlo en una comunidad (cuentas con vecinos con los que tener una vida social, unas zonas comunes que son mantenidas por la comunidad, la casa es más caliente al estar flanqueada por otras, etc.). Los contras más destacados son, nuevamente, que resultan más caros de mantener que un piso convencional y que en ocasiones los vecinos también pueden ser una molestia...
  • Chalet pareado. Es una casa unifamiliar que cuenta con otra adosada en uno de sus extremos. Es parecida a una adosada, solo que en este caso uno de sus laterales no está flanqueado por otra construcción, por lo que suele disponer de un jardín de mayor tamaño. Sus ventajas e inconvenientes suelen ser similares a los de una casa adosada, solo que la posibilidad de contar con un mayor espacio exterior ofrece mayores posibilidades (por ejemplo, tener una piscina privada) a costa, claro está, de un mayor coste económico. Por otro lado, no contar con vecinos en uno de los extremos hace que la casa sea más sensible a la temperatura exterior y a posibles robos.

Tipos de viviendas plurifamiliares

Las plurifamiliares son las más numerosas en el mercado inmobiliario. Un inmueble plurifamiliar es aquel formado por varias viviendas que comparten el terreno sobre el que están construidas y sus zonas comunes (jardines, portal, etc.). El ejemplo más claro es un bloque de pisos.

Entre sus aspectos más destacados están que suelen ser más económicas (al no contar con terreno independiente, su precio es más ajustado), son más baratas de mantener, cuentan en sus alrededores con una mayor variedad de servicios, están mejor comunicadas y disponen de zonas comunes en la urbanización que no son tan caras como tener unas instalaciones privadas (por ejemplo, una piscina particular). Sus mayores pegas son que resultan menos tranquilas al tener que convivir con el resto de vecinos y que en muchas ocasiones es difícil disponer de espacios exteriores propios (terrazas, etc.).


tipos de viviendas y características

En esta categoría podemos encontrar diversos tipos de vivienda:
  • Estudio. Es una vivienda en la que cocina, salón y dormitorio comparten estancia. Generalmente se trata de inmuebles pequeños, aunque su tamaño puede ser diverso. Son muy económicos, por lo que permiten vivir en zonas prohibitivas a un coste razonable. Por contra, exigen tener muy bien organizada la vivienda en todo momento (en ocasiones, incluso algunos de sus elementos -la cama, por ejemplo- son movibles). 
  • Apartamento. Es una casa de una sola habitación, aunque ésta se encuentra independiente del resto de la casa. También son denominados como pisos de una sola habitación. Su principal ventaja también es su bajo precio. Resultan ideales para personas que viven solas o parejas que no tienen en mente tener familia. Su mayor inconveniente es que limitan mucho la vida en ellos (no es posible tener un despacho, habitación multiusos, etc.).
  • Piso. Es un inmueble ubicado en un edificio con zonas o servicios comunes. Puede tener varios dormitorios y estar situado en diferentes plantas (en este otro post te contamos cuál es la mejor planta para vivir en un edificio). Sus puntos fuertes son que, al vivir rodeados de vecinos, son más baratos de mantener (el inmueble no se enfría tanto en invierno, se comparten gastos con el resto de la comunidad, etc.) y es más fácil tener una vida social con otros propietarios. Por otro lado, muchos pisos están ubicados en urbanizaciones equipadas con zonas comunes e instalaciones deportivas, además de contar alrededor con más servicios y líneas de transporte público. Su punto menos favorable es que la vida en comunidad resta tranquilidad y privacidad.
  • Dúplex. Vivienda de dos plantas que se comunican mediante una escalera interior. En algunos casos, pueden ser tríplex, si unen tres plantas o quadplex o fourplex si unen hasta cuatro plantas. Son caros porque son más grandes e incómodos por las escaleras interiores. Sin embargo, también permiten diferenciar claramente los ambientes y la zona de día de la de noche.
  • Ático. Es el último piso de un edificio. Suelen ser los primeros en venderse y los más caros debido a su mayor demanda. Las principales ventajas de este tipo de viviendas son que no tienen vecinos encima, lo que reduce la posibilidad de ruidos molestos, y sus excelentes vistas y la luminosidad debido a su altura. Su terraza es objeto de envidia en todas las promociones. No obstante, vivir en un ático no solo tiene ventajas, también algunas desventajas, como un mayor consumo energético.
  • Bajo. Son los pisos situados en la planta cero de un edificio. Pueden tener acceso a un patio interior o a un jardín de uso privado (estos últimos son los más codiciados). Vivir en un bajo con jardín también tiene pros y contras. Por ejemplo, son más caros si tienen jardín privado (algo que por otro lado es un privilegio) y ofrecen menos intimidad. Asimismo, también son más golosos ante los amigos de lo ajeno.
  • Buhardilla. Es un estudio o piso situado en la última planta de un edificio y que tiene el techo en una o varias de sus habitaciones abuhardillado, esto es, inclinado. Hay muchos edificios que no cuentan con buhardilla. Por lo general, son menos luminosas, más sensibles a las temperaturas exteriores e incómodas en el día a día (por su altura reducida en algunas zonas). En el otro lado de la balanza, pueden resultar muy vistosas y disfrutar de excelentes vistas
  • Loft. Es un nuevo concepto de vivienda que consiste en un gran espacio con pocas divisiones. Su origen son los locales reconvertidos en viviendas. En ocasiones, un loft puede ser también una vivienda unifamiliar (por ejemplo, una nave independiente que se ha transformado en vivienda). Son espacios grandes y abiertos, pero ofrecen menos privacidad. En ocasiones tampoco son especialmente luminosos.
De todos estos tipos de vivienda plurifamiliar, los más codiciados por los compradores suelen ser los áticos, los bajos con jardín y los dúplex. No obstante, cada inmueble tiene una serie de ventajas, por lo que es muy importante que reflexiones sobre lo que realmente necesitas y también su ubicación. Finalmente, recuerda además que en este caso, el tamaño sí importa. Si no sabes cómo calcularlo, aquí te explicamos cuántos m2 necesitas en tu piso. Si haces este análisis, te resultará mucho más fácil identificar el tipo de vivienda que buscas.

Contrato de arras: ¿cómo funciona y qué implicaciones tiene?
Artículo anterior
Cómo comprar una casa sin ahorros
Artículo siguiente

Comentarios

Inicia sesión para escribir un comentario

Artículos relacionados

Guía para comprar una vivienda de obra nueva de forma sencilla y sin complicaciones

Guía para comprar una vivienda de obra nueva de forma sencilla y sin complicaciones

Estos son los pasos y precauciones que debes adoptar para comprar una vivienda de obra nueva: elección de la casa e hipoteca, contrato, pagos...
25 Marz.
Los gastos de compra y mantenimiento de una segunda vivienda

Los gastos de compra y mantenimiento de una segunda vivienda

Antes de lanzarte a la búsqueda de una nueva propiedad es importante que tengas en cuenta los gastos de compra de esa segunda vivienda y su ...
13 Marz.
Cómo comprar una vivienda como pareja no casada o casada

Cómo comprar una vivienda como pareja no casada o casada

Te contamos las opciones que tienes para la compra de una vivienda si eres una pareja no casada o casada, además de cómo actuar en caso de separación....
5 Feb.