¿Cómo ahorrar electricidad en tu casa?

03.03.2021 13:20
Cómo ahorrar electricidad en tu casa
Saber cómo ahorrar electricidad en tu casa es fundamental si quieres reducir tu factura energética cada mes y además contribuir al cuidado de planeta. Esta es una de las cuestiones que más dolores de cabeza causa a los propietarios de una casa: los recibos. Sin embargo, existen una serie de trucos que pueden ayudarte a ahorrar energía eléctrica en tu hogar.

A continuación te ofrecemos una serie de recomendaciones para ahorrar luz en tu casa:

Realiza un listado de gastos

Si te preguntas cómo ahorrar electricidad, lo primero que tienes que hacer para reducir el consumo eléctrico es determinar su procedencia. Reúne todos los recibos y comprueba también de dónde procede el mayor consumo: luz, calefacción, determinados electrodomésticos...

Si consigues determinar las fuentes de mayor consumo, será más fácil reducirlo. En este listado de gastos debes incluir cualquier elemento que tenga un consumo considerable de energía eléctrica:

  • Aire acondicionado.
  • Horno.
  • Microondas.
  • Calefactor.
  • Televisor.
  • Ordenador.
  • Iluminación de distintas estancias.
  • Caldera.
  • Etc.
Como ya te hemos dicho, esta lista puede ser tan larga como sea necesario. Lo importante es que contenga todos los electrodomésticos y elementos que puedan hacer crecer tu factura energética.

Reduce el número de bombillas o pásate a los LED

Evita una iluminación excesiva -e innecesaria- en las estancias de tu casa: además de incrementar el consumo eléctrico, también aumentan la temperatura de la vivienda. Reduce el número de puntos de luz donde no sean necesarios. Tampoco olvides sustituir las bombillas por otras de bajo consumo.

Por otro lado, también puedes cambiar el sistema de iluminación por luces LED. Esta tecnología tiene mayor vida útil, es más ecológica y consume mucho menos: las luces LED gastan entre un 70 y 80% menos que las incandescentes y un 30% menos que las fluorescentes.

Presta atención a los electrodomésticos

Como te comentábamos unas líneas más arriba, los electrodomésticos son una de las principales fuentes de consumo eléctrico. La publicación anual que lleva a cabo el Instituto para la Diversificación y Ahorro en la Energía (IDAE) deja patente de qué manera influyen estos aparatos en el recibo de la luz.

A continuación, te ofrecemos un listado con el consumo aproximado de los principales electrodomésticos de una casa:

  • Frigorífico: 22,4%
  • Congelador: 19,1%
  • Televisor: 8,9%
  • Lavadora: 8,6%
  • Secadora: 8,6%
  • Lavavajillas: 8,3%
  • Horno: 7,8%
  • Modo ‘stand-by’: 7,8%
  • Ordenador: 5,8%
  • Resto de electrodomésticos: 2,6%
Como has podido comprobar, los frigoríficos y los congeladores son los dos electrodomésticos que más energía gastan, seguidos de televisores, lavadoras y lavavajillas. La suma de estos cinco tipos de aparatos acapara más de la mitad del consumo.

Para optimizar su consumo es importante que limites al máximo el uso de estos electrodomésticos y que compres modelos de bajo consumo.

Cuidado con el ‘stand-by’

¿Cómo más puedes ahorrar electricidad? Pues teniendo cuidado con el modo 'stand-by' de los diferentes aparatos que tienes en casa. Contrariamente a lo que piensan muchos usuarios, el 'stand-by' de televisores, equipos de audio, etc. no significa que se apaguen del todo. Simplemente se quedan en reposo y, por lo tanto, siguen consumiendo algo de energía.

La solución para este derroche de electricidad innecesario pasa por el uso de una regleta con interruptor: te permitirá apagar del todo una serie de aparatos sin necesidad de desenchufarlos uno a uno.

Utiliza el modo ahorro

Además de evitar el 'stand-by', muchos aparatos electrónicos disponen de un modo de ahorro que permite reducir el consumo eléctrico mientras funcionan. Investiga cuáles de tus electrodomésticos cuentan con este modo y úsalo para reducir su coste energético.

Si ves que tu lavadora y tu ordenador disponen de esa modalidad, ponla en marcha siempre que puedas para notar descensos sustanciales en tus recibos.

Un grado menos y una capa de ropa más en casa

Muchas familias pasan calor en sus casas en invierno: error. Aunque no lo parezca a simple vista, subir un grado la calefacción puede traducirse en un incremento energético del 7%. Evita calentar de forma excesiva tu casa, ya que además de más caro, es peor para la salud (dolores de cabeza, etc.). Lo mismo por la noche: evita un uso excesivo de la calefacción.

Otro fallo frecuente en invierno es estar en casa con ropa de poco abrigo, algo que obliga a tener más temperatura en el hogar (con el consiguiente gasto energético). Una capa más de ropa supone menos euros en la factura. Además, así no será necesario que tengas la estufa o la calefacción encendida durante todo el día, desperdiciando energía de manera inútil.

Haz uso de las tarifas nocturnas

Las compañías eléctricas ofrecen descuentos en sus tarifas si utilizas la electricidad durante la noche. Es decir, son modalidades que aplican una discriminación horaria para establecer rebajas del kilovatio en la madrugada.

Por lo tanto, si casi no estás en tu hogar durante el día y puedes poner la lavadora y el lavavajillas por la noche, esas acciones repercutirán en tus facturas de manera considerable.

Optimiza la potencia contratada

Revisa cuidadosamente el tipo de tarifa que tienes contratada, pues de ella depende la potencia máxima que puedes usar en casa. Tal malo es tener contratada poca potencia (no podrás usar simultáneamente muchos electrodomésticos) como excesiva (estarás pagando de más sin necesidad).

Comprueba la potencia producida por todos los electrodomésticos y aparatos que necesitas simultáneamente y contrata una tarifa acorde a ese consumo. Si no sabes cómo hacerlo, en este otro post te contamos cómo calcular la potencia eléctrica necesaria para tu vivienda.

Aprovecha la luz natural y evita fugas de calor

Saca el máximo provecho a la luz natural: levanta las persianas durante las horas de sol. De esa forma, evitarás valerte de lámparas y bombillas cuando la iluminación diurna sea suficiente. Asimismo, conseguirás calentar parcialmente tu vivienda sin consumo energético. Durante las horas sin sol (noche, etc.) baja las persianas para aislar la vivienda en la mayor medida de lo posible y para aprovechar al máximo el calor de la calefacción.

interruptor luz

Otra forma de ahorrar electricidad es evitando las posibles fugas de calor. Las ventanas y rendijas juegan un papel determinante en el escape del calor: asegúrate de cerrar bien las ventanas y persianas. Además, coloca alfombras o burletes aislantes en las rendijas y huecos que den al exterior de la vivienda.

Usa un termostato

El termostato es un dispositivo que permite regular de forma eficiente y remota la temperatura de tu casa. Entre sus funciones inteligentes es capaz de controlar de forma automática la temperatura y de programar el encendido y apagado de la calefacción y el aire acondicionado a las horas que tú desees (por ejemplo, poco antes de levantarte o de llegar del trabajo). Algunos incluso disponen de un sistema de geolocalización que detecta si la casa está vacía y apaga de manera automática la climatización. 

Gas en lugar de electricidad

En la cocina se encuentran algunos de los aparatos que más energía consumen de toda la casa: es un espacio donde se concentra buena parte del gasto total de la vivienda. De ahí que se recomiende el uso de una cocina a gas, pues son las que gastan menos al cocinar. Es decir, son las más eficientes. 

Ya has visto cómo ahorrar electricidad con unos sencillos trucos: controlar el consumo de los electrodomésticos, cambiar el tipo de iluminación, no subir la temperatura de la calefacción de manera innecesaria, optimizar la tarifa eléctrica que tengas contratada... De todos modos, no olvides que cualquier medida, por pequeña que parezca, te ayudará a reducir tu factura energética cada mes.

¿Cubre el seguro del hogar tu trastero y el garaje?
Artículo anterior
Aislamiento térmico de una vivienda: 6 aspectos que debes tener en cuenta
Artículo siguiente

Comentarios

Inicia sesión para escribir un comentario

Artículos relacionados

Aislamiento térmico de una vivienda: 6 aspectos que debes tener en cuenta

Aislamiento térmico de una vivienda: 6 aspectos que debes tener en cuenta

¿Es necesario aislar tu vivienda? ¿Aislamiento interior o exterior? ¿Qué ahorro supone? ¿Existen subvenciones? Respondemos a estas y otras p...
26 Marz.
¿Cubre el seguro del hogar tu trastero y el garaje?

¿Cubre el seguro del hogar tu trastero y el garaje?

¿Cubre el seguro de tu hogar los posibles daños o robos en el trastero y el garaje? Resolvemos tus dudas y te contamos en qué aspectos debes...
29 En.
Humedades en casa: cómo reducirlas y prevenirlas

Humedades en casa: cómo reducirlas y prevenirlas

Las humedades en casa son todo un quebradero de cabeza. Sin embargo, existe toda una batería de trucos sencillos que pueden ayudarte a reducirlas...

29 Dic.