Seguro multirriesgo para el hogar

Seguro multirriesgo para el hogar

Ponemos a tu disposición una guía de seguros de hogar con toda la información necesaria sobre los tipos de seguros más comunes, las mejores compañías aseguradoras y por supuesto nos ponemos a tu disposición para ayudarte a encontrar el seguro de hogar que necesitas. Consúltanos sin compromiso.

Contamos con proyectos de las siguientes promotoras

Seguro multirriesgo para el hogar

El seguro multirriesgo de hogar es la póliza más contratada en España. Conscientes de la necesidad de proteger el bien que constituye la principal inversión de nuestra vida, 20 millones de viviendas de un parque total de 25 millones tienen firmados seguros de hogar en cualquiera de sus modalidades. Solo el seguro de automóviles supera en número de pólizas al de hogar, aunque en este caso no tiene un carácter obligatorio -como sí ocurre con los coches-, salvo cuando se firma una hipoteca (en ese caso, el banco sí exige la contratación de una póliza de daños).

El seguro de hogar ha evolucionado mucho en los últimos años. Ha pasado de ser una póliza cerrada que cubría los daños básicos de la vivienda de una forma fija a desarrollar casi tantas modalidades como clientes existen. La razón es que es más fácil personalizar las pólizas adaptando sus coberturas a las necesidades de cada tomador.

En sus orígenes, el seguro de vivienda comenzó siendo un seguro de incendios. Por este motivo, no es raro ver en las fachadas de los edificios más antiguos unas placas con la leyenda “asegurada de incendios”, que era el único riesgo que se cubría. La razón de esta protección era obvia, las casas se construían principalmente con madera, lo que suponía un gran riesgo en caso de incendio al ser un material inflamable.
No te pierdas: Seguros de hogar, coberturas que existen en el mercado.
Sin embargo, la evolución experimentada en la construcción de las casas y la introducción de nuevos materiales, unidas a las nuevas necesidades de las personas que habitaban en ellas, hicieron que se ampliaran los riesgos y también la protección contra ellos que brindaban los seguros de hogar. Así fue como surgió el seguro multirriesgo para el hogar.

Del seguro de daños al seguro multirriesgo de hogar 

El seguro multirriesgo para el hogar, como su nombre indica, es una póliza que incluye múltiples coberturas. Antes, para proteger la vivienda contra varios riesgos se tenían que contratar diferentes seguros: contra incendios, robo, otro de responsabilidad civil… Cada póliza funcionaba y se firmaba por separado. 

seguro multirriesgo para el hogar pareja viendo desperfecto en la pared

Sin embargo, con la creación del seguro multirriesgo se unieron estas pólizas en una sola para facilitar la gestión y, a la vez, para hacerla más económica. En la actualidad, y como ya comentábamos unas líneas más arriba, se ha convertido en el seguro más contratado dentro de las distintas modalidades del seguro de hogar. 

A este desarrollo del seguro multirriesgo hogar ha contribuido decisivamente la obligación impuesta por el banco de contratar una póliza para proteger la vivienda siempre que se solicita una hipoteca. No obstante, el seguro obligatorio es solo el de daños, aunque la mayoría de la gente contrata un seguro multirriesgo porque tiene más coberturas.

Además, debes saber que no estás obligado a contratar específicamente el seguro de hogar que te ofrece el banco cuando firmas la hipoteca: puedes buscar por tu cuenta otra póliza que tenga unas condiciones y prestaciones equivalentes y que te resulte más ventajosa.

¿Qué cubre un seguro multirriesgo para el hogar?

La cobertura de un seguro multirriesgo para el hogar incluye todos los daños que pueden afectar a la vivienda, tanto en el continente o estructura, como en el contenido (todos los bienes que están dentro de la vivienda).

Las coberturas básicas que tiene un seguro multirriesgo de hogar se concentran en los daños producidos por agua o fuego, a los que se suman la responsabilidad civil y defensa jurídica. En términos generales, estas son las coberturas más frecuentes de este tipo de seguros multirriesgo:
  • Daños por agua. Cubre los problemas que se producen en la casa por efecto del agua, principalmente las fugas, las goteras y también las humedades y las filtraciones.
  • Daños por fuego. Son los siniestros producidos por un incendio, una explosión o el humo. 
  • Daños eléctricos. Solo se admiten los daños originados por problemas con la electricidad, que se producen por subidas o bajadas de la tensión, una avería eléctrica o un cortocircuito. 
  • Daños estéticos. Se refieren a los daños que afectan a la estética tanto del contenido como del continente de la vivienda, como puede ser la rotura de la loza sanitaria. 
  • Fenómenos atmosféricos. Bajo este epígrafe se engloba la lluvia, la nieve, el viento, el granizo y las inundaciones, siempre que cumplan los términos recogidos en las condiciones de la póliza. Cuando se trata de un siniestro extraordinario, es el Consorcio de Compensación de Seguros el que se encarga del pago de las indemnizaciones. 
  • Robo, atraco y hurto. Este daño está cubierto siempre que el robo se produzca dentro de la casa y no haya habido negligencia por parte del tomador. También cubre el robo fuera de casa si se realiza con violencia, así como el uso fraudulento de las tarjetas bancarias.
  • Actos de vandalismo. Se refiere a las acciones que, de forma intencionada, cometen personas ajenas sobre los bienes asegurados: rotura de una ventana, etc.
  • Responsabilidad civil. Cubre los daños que puede causar la vivienda o cualquier miembro de la familia a otras personas de forma accidental. 
  • Defensa jurídica. Este servicio del seguro de hogar multirriesgo puede utilizarse tanto en las situaciones en las que eres denunciado por algún vecino, como si quieres presentar una reclamación por algún aspecto relacionado con tu vivienda. 
  • Asistencia en viajes. Esta cobertura incluye servicios como gastos de curación, traslado o repatriación, localización y salvamento, gastos del acompañante, hospitalización, extravío del equipaje o envío de medicamentos, entre otros.  

¿Qué importancia tiene la responsabilidad civil?

La responsabilidad civil es una protección muy importante dentro del seguro multirriesgo del hogar, ya que se encarga de cubrir los daños que puedas producir a terceras personas. Es, pues, una de las coberturas que debe tener un seguro de vivienda, porque te evita problemas legales con los vecinos. 

Por ejemplo, si sufres el atasco de una tubería y calas a tus vecinos serás consciente de la importancia de esta cobertura: gracias a ella no tendrás que hacerte cargo de ningún gasto de las reparaciones, ni buscar a los profesionales que se encargarán de realizarlas en el domicilio de tus vecinos. Y, lo más importante para tu tranquilidad, es que tampoco tendrás ningún conflicto con tus vecinos, ya que cualquier reclamación debe realizarse a través de la aseguradora. 

La responsabilidad civil cubre dos tipos de daños:
  • Daños materiales. Son los causados por tu vivienda a otras. Tu seguro se hace cargo de todos los gastos que supone el arreglo de los desperfectos. No se trata solo de las paredes, techos o suelos de las viviendas, también se incluyen elementos decorativos que sufran una rotura por tu causa. 
  • Daños personales. En este grupo se engloban los daños que pueden causar las personas de la casa y también los que puedan recibir. Aquí se incluyen tanto el titular del seguro como los familiares y las personas que habitan en la casa. 
La responsabilidad civil está asegurada en una cantidad concreta, pero debes valorar muy bien esa cuantía económica. Si es una cantidad baja es posible que si se produce un percance importante, te veas obligado a pagar de tu bolsillo parte de esos daños. Por eso debes comprobar bien la cantidad que cubre la responsabilidad civil, aunque la mayoría de las compañías elevan esta cuantía hasta los 300.000 euros

También es importante señalar en la póliza del seguro multirriesgo para el hogar el uso que va a tener el inmueble. En el caso de viviendas alquiladas, las cláusulas pueden variar si se suscribe la póliza como propietario o como inquilino.

¿Qué cubre la defensa jurídica del seguro multirriesgo de hogar? 

La defensa jurídica es una cobertura que tienen las pólizas para protegerte ante posibles reclamaciones o problemas. Cubre no solo el asesoramiento legal, sino también los gastos que tienes que asumir si tienes que acudir a un procedimiento judicial o administrativo, bien para hacer una reclamación o bien para defenderte si has sido demandado. También se encarga de solicitar las reclamaciones e indemnizaciones que te corresponden. 

Generalmente, los seguros multirriesgo que incluyen esta garantía ofrecen además asesoramiento legal en temas relacionados con la vivienda (compraventa, alquiler, comunidad de propietarios, reformas…); redacción de contratos y documentos legales; reclamaciones por incumplimiento de los contratos de los suministros y de las herencias, impagos de alquiler, usurpación de vivienda; fianzas y gastos judiciales.

Calcular el valor del seguro multirriesgo para el hogar 

A la hora de contratar una póliza de seguro multirriesgo para el hogar es conveniente que consultes ofertas de diferentes aseguradoras (tanto precios como coberturas). Además, existen comparadores en internet que te pueden ayudar a saber cuál es la póliza que más te interesa según tus necesidades. Eso sí, a la hora de calcular el precio del seguro multirriesgo para el hogar debes tener en cuenta que las aseguradoras establecen las indemnizaciones en función de los daños sufridos y de los capitales asegurados en la póliza. 

De este modo, si cuando se produce un siniestro las aseguradoras comprueban que el valor de los bienes dañados es superior al recogido en la póliza, se produce infraseguro y aplican la regla proporcional. Esta regla establece que la indemnización es igual a la cantidad asegurada multiplicada por el valor de los daños y dividida por el valor real de los bienes.
No te pierdas: Seguro del hogar a todo riesgo. Todo lo que debes saber
Esto significa que en el caso de que tu vivienda sufra un siniestro, la aseguradora te indemnizará en proporción a la prima que has pagado. Por tanto, si cuando haces la estimación del valor de la vivienda para calcular la póliza reduces el valor del continente y del contenido para pagar menos, también recibirás menos indemnización cuando tenga lugar un accidente. Ten en cuenta que cuanto mayor sea la diferencia entre el valor asegurado y el real de los bienes, menor será la indemnización. 

Por ejemplo, si calculas el valor de los bienes en 40.000 euros al hacer la póliza y se produce un incendio, si el perito de la aseguradora tasa los daños sufridos en la casa en 6.000 euros y calcula un valor del contenido de la casa de 60.000 euros, la indemnización que recibirás será solo de 4.000 euros y no por el total de los gastos. 

Asimismo, es importante revisar periódicamente los bienes asegurados para ver si se ha producido una alteración que pueda influir en su valor y actualizarlo en la póliza. De esta manera, si se produce un siniestro, la indemnización se calculará de acuerdo con el valor real que en ese momento tienen los bienes.

¿Cómo dar el parte de un siniestro al seguro?

La gestión de los partes de siniestros a las aseguradoras es similar. Cuando se produce un accidente, el primer paso es contactar con la compañía de seguros para notificar el problema sufrido y las consecuencias. Si el siniestro ha afectado a otros vecinos hay que facilitar también su información. 

Generalmente dispones de un plazo de siete días para comunicar el siniestro a la compañía, pero conviene que avises cuanto antes: la aseguradora puede poner problemas si no informas del suceso rápidamente. 

hombre arreglando parqué

Tras esta comunicación, un perito irá a la casa para comprobar el siniestro y los daños causados. Cuando se trata de un robo en la vivienda también hay que denunciar el hecho a la Policía, porque la denuncia es un requisito indispensable para tramitar la indemnización del seguro. 

En el caso de que llames a un profesional para que realice la reparación antes de que venga el perito, debes guardar las facturas y pruebas del siniestro y de los daños para enviarlos a la aseguradora y que efectúe la tramitación del siniestro. 

Cuando la compañía de seguros tiene toda la información y el perito ha verificado los daños, entonces procede al pago de la indemnización, a la reparación de los daños o a la reposición de los objetos que han sido dañados. Aquí también hay unos plazos. El seguro dispone de 40 días para pagar la cuantía mínima de la indemnización y puede demorarse hasta tres meses para pagar la totalidad según la ley. 

¿Es posible que la aseguradora no se haga cargo de un siniestro? 

Sí, es posible siempre y cuando el siniestro no entre dentro de las coberturas contenidas en la póliza o bien, aunque esté cubierto, incluya alguna de las exclusiones detalladas expresamente en las condiciones del seguro.

En el caso de que la aseguradora se desentienda del siniestro es posible reclamar si no estás de acuerdo con su decisión. Esta reclamación tiene que hacerse por escrito presentando toda la documentación que justifique la reclamación. La compañía tiene un plazo de dos meses para responder a la reclamación. Si no responde o lo hace de forma negativa, todavía tienes la posibilidad de reclamar al servicio de reclamaciones de la Dirección General de Seguros, que tiene un plazo de 90 días para responder. 

Razones para contratar un seguro multirriesgo de hogar 

Como hemos señalado al inicio de este artículo, el seguro multirriesgo de hogar es la póliza más firmada, con la particularidad de que su contratación es voluntaria. No es algo extraño si piensas que en realidad estás asegurando una vivienda, que es la mayor inversión que realiza la mayoría de las personas en la vida. 

Con el paso del tiempo, las coberturas de estos seguros han traspasado los límites de la vivienda, abarcando también algunos siniestros que ocurren fuera del hogar e incluso de vacaciones. Se suman así a las garantías habituales y comunes de todas las pólizas del hogar, otras coberturas y servicios extras como pueden ser los servicios de bricolaje, la reposición de documentos, los servicios de teleasistencia o determinadas condiciones adaptadas a las necesidades de cada familia. 

Estas son algunas razones por las que te interesa contratar un seguro multirriesgo para el hogar:
  • Protección más allá de la vivienda. Con este seguro, además del continente y los bienes de la vivienda, están cubiertos otros siniestros como los daños estéticos por rotura de las placas vitrocerámicas o la reposición de alimentos cuando se estropea el frigorífico por un apagón de la luz.
  • Es una póliza muy flexible. Es válida tanto para viviendas unifamiliares con jardín y piscina como para viviendas en bloque, con garaje y trastero, estén en régimen de propiedad o en alquiler. También hay seguros específicos para segundas residencias. Según el tipo de inmueble, la póliza ofrece unas coberturas u otras más específicas que se adaptan a las distintas necesidades de los propietarios.
  • Cobertura contra impagos. En el caso de las casas arrendadas, el seguro multirriesgo de hogar puede incluir una garantía contra el impago del alquiler. Gracias a esa cobertura, el propietario puede seguir cobrando la renta aunque el inquilino no pague (durante un tiempo máximo de 12 mensualidades). En este otro artículo te contamos otras formas de garantizar el cobro del alquiler.
  • Pueden proteger también a las mascotas. Las garantías opcionales que se ofertan en el catálogo de los multirriesgo para el hogar pueden incluso ampliar la protección no solo a todos los miembros de la familia que conviven en el hogar, sino también a las mascotas. Así, si los animales hieren a alguna persona, la responsabilidad civil -que incluye a la mascota- se encarga de la reparación del daño y la indemnización. 
  • Robos dentro y fuera del hogar. La cobertura de los robos que tienen lugar dentro de la vivienda es básica en los seguros multirriesgo para el hogar. No obstante, las pólizas han ido ampliando esta cobertura a los robos que se producen fuera de la casa, estableciendo también compensaciones en estos casos.
  • Servicios de valor añadido. Estos servicios pueden ir desde la reparación de electrodomésticos a trabajos de bricolaje, labores de asesoramiento informático e incluso asistencia médica de urgencias. 
Esperamos que ahora tengas mucho más claro qué es y cómo funciona un seguro multirriesgo de hogar. Además, aquí tienes un consejo final: si no tienes una póliza y sufres un siniestro, deberás hacerte cargo de todos los costes de reparación y reconstrucción de la casa. Sin embargo, si los daños en la vivienda son producidos por un temporal que provoca que tu vivienda se inunde y sufra grandes daños económicos, pese a que no tengas un seguro de hogar, el Estado concederá indemnizaciones a todos los damnificados (aunque siempre serán más bajas que las ofrecidas por una póliza multirriesgo para el hogar). 

Seguros de hogar más populares