Seguro de hogar a todo riesgo

Seguro de hogar a todo riesgo

Ponemos a tu disposición una guía de seguros de hogar con toda la información necesaria sobre los tipos de seguros más comunes, las mejores compañías aseguradoras y por supuesto nos ponemos a tu disposición para ayudarte a encontrar el seguro de hogar que necesitas. Consúltanos sin compromiso.

Contamos con proyectos de las siguientes promotoras

Seguro de hogar a todo riesgo

El seguro de hogar a todo riesgo es la póliza más completa que puedes contratar para proteger tu casa. Estos seguros de hogar tienen las coberturas más amplias del mercado y superan al resto de modalidades, como son las pólizas de daños y multirriesgo. No obstante, la principal diferencia de este tipo de seguro es que admite el riesgo accidental

Estos seguros de hogar se encargan de reparar los daños sufridos en las viviendas como consecuencia de algún siniestro que puede ser producido por agua, electricidad o fenómenos atmosféricos, entre otros. Eso sí, añaden otros servicios específicos -como las filtraciones- que no están cubiertos por otras pólizas.

Además, incluye contingencias que pueden afectar a las personas que viven en la vivienda. No obstante, estos seguros también tienen límites en las cuantías máximas de las indemnizaciones que ofrecen según el siniestro, además de algunas exclusiones que es importante que conozcas.

¿Qué es un seguro de hogar a todo riesgo?

El seguro de hogar a todo riesgo es la modalidad más completa que ofrecen las aseguradoras para proteger la vivienda de posibles siniestros. Es un seguro de gama alta, porque tiene las mayores coberturas, aunque también es el que tiene la prima más elevada. 

Es la póliza más recomendada para asegurar la protección de la vivienda en propiedad, tanto si se usa como residencia habitual como si se destina al alquiler. También es un producto muy adecuado para proteger la segunda residencia, que es la que solo está ocupada durante algunos periodos al año (principalmente en vacaciones).

Coberturas del seguro de hogar todo riesgo 

La principal característica de este seguro es que ofrece las coberturas del de daños y del multirriesgo hogar pero añade otras garantías adicionales que son cada vez más demandadas por los clientes. Esta póliza cubre todos los riesgos salvo los que están expresamente excluidos. Esta lista recoge la mayoría de las garantías de un seguro de hogar a todo riesgo
  • Incendio.
  • Fenómenos atmosféricos. 
  • Impacto.
  • Daños causados por el agua. 
  • Daños eléctricos.
  • Rotura de cristales.
  • Daños estéticos en la edificación. 
  • Daños estéticos de responsabilidad civil.
  • Responsabilidad civil por la contaminación en las viviendas unifamiliares.
  • Robo.
  • Atraco en la calle.
  • Gastos ocasionados por un siniestro.
  • Rotura de tuberías privativas sin daños.
  • Filtraciones por paredes y fachadas.
  • Desatasco preventivo. Es una cobertura propia de la viviendas unifamiliares. 
  • Avería eléctrica.
  • Gastos personales derivados de un siniestro.
El seguro hogar todo riesgo se diferencia, además, porque cubre los daños accidentales tanto del continente como del contenido. Es decir, asume la reparación si se rompen accidentalmente elementos como los cristales, las encimeras de mármol, los sanitarios, los cristales de las gafas y hasta la pantalla del móvil. 

Para que sea considerado como accidental, el daño tiene que producirse de forma fortuita. Es decir, que no pueda preverse ni evitarse y que sea sin la voluntad del asegurado. Se trata de una garantía adicional que está incorporada en los seguros a todo riesgo. 

En principio, cualquier accidente que produzca un daño en el continente o contenido, y que no esté cubierto por el resto de las garantías, está incluido en la póliza del seguro de hogar a todo riesgo. Lógicamente, siempre que ese daño no esté dentro de las exclusiones que se recogen en las condiciones particulares de la póliza. Esto significa que ante cualquier rotura accidental que se produzca en el hogar, tienes que comprobar si está excluida expresamente de la cobertura del seguro. 

También debes confirmar si la póliza cubre toda la reparación o solo una parte por tener una franquicia, además de si existe una limitación en cuanto al valor del objeto que debe ser indemnizado. Es decir, si el objeto supera una cantidad concreta valorada en euros que es la que cubre la póliza.

¿Tiene exclusiones un seguro de hogar a todo riesgo? 

Sí, todos los seguros de hogar tienen exclusiones y límites en las indemnizaciones que fijan para compensar los diferentes daños que pueden tener lugar dentro de la casa. Estos límites suponen que en ocasiones la indemnización no sea suficiente para compensar el daño sufrido. Por eso es importante estudiar bien las condiciones de las pólizas para evitar sorpresas cuando se necesita recurrir a sus servicios.

Aunque depende de cada póliza en concreto, estas son algunas de las exclusiones que puede tener un seguro de hogar a todo riesgo. Como hemos señalado antes, tienen que estar expresamente recogidas en las condiciones de la póliza:
  • Los daños eléctricos que están fuera de las coberturas del seguro de hogar se refieren a elementos concretos de la instalación como bombillas, lámparas o halógenos. Por otro lado, cuando estos se incluyen se marcan limites en la indemnización y el daño tiene que llegar a un mínimo para ser cubierto por el seguro
  • Instalaciones de la casa. Si el incidente es producido por falta de mantenimiento de estas, el seguro pondrá problemas para realizar la reparación, ya que es responsabilidad del titular del seguro mantener en buen estado las instalaciones.
  • Robo dentro de la casa. Aunque está cubierto por el seguro del hogar a todo riesgo, es importante recordar que si ha habido alguna negligencia como dejar la puerta abierta, la aseguradora puede negarse a indemnizarte. Igual ocurre si se declara la existencia de una caja fuerte para guardar las joyas, los objetos de valor y el dinero, pero no están dentro cuando se produce el robo. 
  • Los siniestros causados por un cigarrillo mal apagado están excluidos de la mayoría de los seguros. 
  • También están excluidos del seguro a todo riesgo los accidentes que se producen en el exterior de la casa
  • No suelen estar cubiertos el desgaste o deterioro causado por el uso de los bienes, ni tampoco las averías de tipo mecánico, eléctrico o electrónico (no se consideran accidentes). 
  • Los daños causados por plagas de insectos como pueden ser termitas, hormigas o polillas. 
  • Los daños producidos por las raíces de los árboles y las plantas
  • Las grietas de la vivienda que son resultado del asentamiento de los cimientos. 
  • Los daños derivados de la contaminación
  • Los arañazos, raspaduras y desconchados que se producen en los bienes asegurados, como puede ser el parqué del suelo cuando se estropea por la caída de un objeto. 
  • La expropiación, confiscación o requisa de los bienes por imperativo de cualquier gobierno, de hecho o derecho.
Este listado es orientativo, ya que cada compañía puede ofrecer más o menos coberturas y servicios en sus seguros de hogar a todo riesgo. De hecho, como existe una gran competencia entre las aseguradoras por captar clientes, es habitual que se vayan incorporando mejoras en las coberturas. 

Así, se pueden encontrar en el mercado pólizas que incluyen el servicio de teleasistencia para personas mayores o dependientes; pólizas que cubren los dispositivos electrónicos como ordenadores, móviles o tabletas de la casa, de manera que si se rompe la pantalla de cualquiera de ellos el seguro se hace cargo de la reparación... 

Lo más novedoso que incorporan los seguros de hogar actuales son coberturas vinculadas al mundo digital, como el borrado digital en caso de fallecimiento (la desactivación de todas las cuentas de correo electrónico y redes sociales de la persona cuando fallece) o la posibilidad de hacer el testamento online. 

¿Cuánto cuesta un seguro de hogar a todo riesgo? 

A la hora de calcular el precio de un seguro de hogar a todo riesgo, las compañías tienen en cuenta diferentes factores:
  • Tipo y uso de la vivienda. Aquí se valoran los metros construidos del inmueble, el año de construcción (o de la última reforma si es una vivienda de segunda mano), la altura si está en un edificio (aquí puedes ver cuál es la mejor planta para vivir en un edificio), el número de habitaciones y de baños, si tiene trastero y garaje o las medidas de seguridad que tiene la casa (alarma, puerta blindada, rejas en las ventanas…). 
  • Valor del contenido. Incluye muebles, electrodomésticos, equipos electrónicos, ropa, ajuar y enseres personales. También forman parte del contenido las joyas, los objetos de valor y las obras de arte. Su valoración es importante porque no solo determina la prima que se tiene que pagar, también la indemnización que recibirás en caso de siniestro. No conviene infravalorar el contenido de tu casa para pagar menos prima, pero tampoco sobrevalorarlo, porque no recibirás una indemnización por el valor que has declarado si la aseguradora lo ha tasado por menos. Un baremo general consiste en fijar el valor del contenido entre el 25% y el 30% del valor del continente, que asciende al 40% si incluye trastero o garaje. No obstante, si tienes obras de arte u objetos de valor tendrás que valorarlos aparte. 
  • Valor del continente. Se compone de los elementos estructurales de la casa: paredes, techos, cubiertas, instalaciones y decoración. También forman parte del continente los jardines y vallas si son de uso privado. Para calcular el valor del continente puedes utilizar este baremo: piso de gama baja/media, 700 euros por metro cuadrado; piso de gama alta o de lujo, 800/900 euros por metro cuadrado y casa adosada, 900 euros por metro cuadrado. 
A partir de aquí, y según las coberturas que quieras contratar, el precio del seguro será más o menos caro. La banda de precios en los que se puede contratar un seguro de hogar todo riesgo depende de las coberturas que incluya, pero un precio aproximado para un piso de 90 metros puede partir de un mínimo de 200/300 euros anuales y llegar hasta 3.000 cuando se trata de grandes propiedades que tienen cubiertos todos los riegos.

¿Cómo funciona el seguro de hogar a todo riesgo con franquicia? 

Ante el incremento del precio de los seguros como consecuencia del aumento de las coberturas, las compañías aseguradoras utilizan cada vez más el sistema de franquicia para comercializar el seguro del hogar, algo que también es muy habitual en las pólizas de coches.

El objetivo de esta modalidad de seguro de hogar a todo riesgo con franquicia es que las aseguradoras limiten los riesgos que asumen cuando firman una póliza con sus clientes. El resultado es que gracias a la franquicia, las compañías reducen el importe de las indemnizaciones, ya que no tienen que pagarlas en su totalidad (el asegurado paga la parte franquiciada). Esto hace, asimismo, que se reduzcan el número de partes dados por los clientes.

seguro todo riesgo hogar

Por parte del cliente, el sistema de franquicia tiene la ventaja de que reduce la prima del seguro. Sin embargo, la compañía y el asegurado comparten el riesgo, lo que significa que a la hora de pagar la reparación tienen que hacerlo ambos. Es decir, tendrás que abonar la parte del coste correspondiente a la franquicia contratada: por ejemplo, si contratas un seguro con franquicia de 100 euros, los primeros 100 euros de cada parte al seguro correrán de tu cuenta. 

Existen dos tipos de franquicias
  • Franquicias fijas: la cantidad está definida en las condiciones particulares de la póliza y es invariable. 
  • Franquicias porcentuales: se establecen como un porcentaje sobre el importe de los daños. Por tanto, es imposible saber con antelación cuál es el coste que tendrás que asumir cuando se produzca el siniestro. 
Generalmente se fija un mínimo, y a veces un máximo, de manera que si el siniestro es pequeño solo tienes que pagar una pequeña cantidad, pero si el siniestro es elevado asumes la parte fijada en la póliza. Por ejemplo, si el todo riesgo accidental tiene una franquicia de 100 euros y los daños producidos por un accidente se tasan en 250 euros, la compañía aseguradora pagaría 150 euros y el resto corresponden al asegurado. 

También es posible que la compañía establezca una franquicia diferente para cada siniestro o incluso que excluya del seguro los daños inferiores a una determinada cantidad de dinero. Así, si el siniestro no alcanza esa cantidad, la compañía no abona nada, pero si la supera paga la totalidad de la indemnización. 

Una forma de saber si te interesa un seguro de hogar todo riesgo con franquicia es analizando el historial de siniestros que ha sufrido la vivienda y el gasto que han acarreado. Cuando la frecuencia de los siniestros es muy baja resulta interesante contratar el seguro con franquicia, ya que es más barato. Si se dan muchos partes, no es tan ventajosa esta fórmula. 

¿Qué debes tener en cuenta al contratar un seguro de hogar?

Después de analizar al detalle qué es un seguro de hogar a todo riesgo, cuáles son sus coberturas habituales, las exclusiones que puede incluir y cómo calcular el precio de la póliza y el sistema de franquicias, solo nos queda ofrecerte unas pautas generales que debes tener en cuenta para elegir un buen seguro de hogar.
  • En primer lugar, es importante que compares las condiciones de los seguros de varias compañías aseguradoras para ver lo que ofrece cada una. Es probable que algunos incluyan coberturas que no te interesen, pero te pueden compensar los servicios adicionales que ofertan o el precio. 
  • Tan importante como las coberturas son las exclusiones. Tienen que estar recogidas en las condiciones de la póliza para poder aplicarlas. Por eso, es importante leer la letra pequeña del seguro: así sabrás cuáles son los límites de las coberturas y las condiciones que tienen las exclusiones. 
  • Revisa si la aseguradora fija un periodo de carencia para que la cobertura del seguro sea efectiva y no reclamar la reparación de daños que se han producido antes de la contratación del seguro.
  • Comprueba los límites fijados en las indemnizaciones según el siniestro y el valor de las sustituciones. Por ejemplo, la mayoría de los seguros de hogar indican que la indemnización de un bien dañado se hace a valor de nuevo.
  • Por último, ten en cuenta el uso que vas a hacer de la vivienda. Por ejemplo, si vas a ponerla en alquiler sin muebles, lo más aconsejable es que asegures el continente y el inquilino contrate su propio seguro para proteger el contenido. Si es tu vivienda habitual te interesa tener la máxima protección, por lo que tendrás que elegir la póliza más adecuada a tus necesidades.

Las hipotecas más populares