Seguros de hogar

Seguros de hogar

Ponemos a tu disposición una guía de seguros de hogar con toda la información necesaria sobre los tipos de seguros más comunes, las mejores compañías aseguradoras y por supuesto nos ponemos a tu disposición para ayudarte a encontrar el seguro de hogar que necesitas. Consúltanos sin compromiso.

Las hipotecas más populares

Coberturas de los seguros de hogar
Resuelve todas tus dudas acerca de las coberturas que ofrecen las distintas aseguradoras accediento a la siguiente página.
Mejores seguros de hogar
Si quieres obtener toda la información acerca de cuál es mejor seguro para vivir con la tranquilidad que necesitas, visita nuestra página con el listado de los mejores seguros de hogar.

Seguros de hogar

Los seguros de hogar son, por detrás de los de vehículos, los más contratados. En España, según los datos de la Unión Española de Entidades Aseguradoras (Unespa), unos 20 millones de casas, de un parque formado por 25 millones, tienen firmado un seguro de hogar en algunas de sus diferentes modalidades. De los diferentes tipos de vivienda existentes en el mercado, las más aseguradas son aquellas que han sido compradas mediante hipoteca.

Si acabas de comprar tu casa y tienes dudas sobre qué seguro de vivienda contratar para tenerla protegida ante posibles siniestros, no te preocupes. En Sin Agentes te contamos todo lo que debes saber sobre estos seguros, qué son, las distintas modalidades de pólizas que existen según sus coberturas y cómo calcular su coste.

¿Qué son los seguros de hogar?

Los seguros de hogar sirven para proteger la vivienda de los diferentes siniestros que puede sufrir tanto en su contenido como en el continente. El contenido de una casa se refiere a todo lo que hay dentro de ella, principalmente los muebles y enseres. Mientras, el continente es el inmueble en sí, es decir, los elementos que la constituyen: el techo, las paredes y los aspectos estructurales. 

Cuando contratas el seguro de una casa tienes que valorar tanto el continente como el contenido para calcular la prima que se pagará por la póliza. Dentro del contenido se incluyen los muebles, los aparatos electrónicos (ordenador, tablets, teléfonos móviles, etc.), los electrodomésticos, los objetos de uso personal y decoración, el ajuar y la ropa. Para calcular el valor del contenido se toma como referencia el precio de compra de los objetos.

seguros de hogar

Las joyas y obras de arte forman parte del contenido de la vivienda pero se consideran como una garantía adicional y se valoran de forma diferente. Las joyas que valen menos de 3.000 euros se incluyen directamente. Si sobrepasan ese precio hay que hacer una tasación para reflejar su valor real. Por último, cuando superan los 6.000 euros también hay que acreditar su existencia con fotografías. 

El continente de la casa se refiere a los elementos constructivos, incluyendo tanto las instalaciones (tuberías de agua y gas, cableado eléctrico o de teléfono) y elementos estructurales (techo, paredes, suelo) como los decorativos (parqué, molduras, escayola, moquetas, toldos...), piscinas y anexos (trasteros y garajes). El valor del continente se calcula en función de lo que costaría reconstruir la vivienda, pero no por su precio de mercado o de compraventa. En el cálculo del valor del continente no se incluye el terreno.

Tipos de seguros de hogar

Los seguros de hogar y sus coberturas pueden ser de diferentes tipos. No obstante, dentro cada tipo de seguro de hogar hay a su vez diferentes modalidades concretas en función del tipo de inmueble que se asegura (piso en un edificio, adosado, casa independiente…) y el uso que tiene (residencia habitual, segunda residencia, vivienda en alquiler, etc.).

A grandes rasgos, los principales tipos de seguro de hogar son los siguientes:

  • Póliza de daños. Es el seguro de vivienda más básico que puedes contratar para proteger tu inmueble y el que te exigirán cuando firmes una hipoteca. Solo cubre el continente en caso de siniestro causado por incendio o agua, entre otros. Es decir, con este seguro, la compañía solo paga las reparaciones que se han producido como consecuencia de las causas reflejadas en sus coberturas. 

  • Póliza multirriesgo de hogar. El seguro multirriesgo para el hogar tiene más coberturas que el anterior. Cubre el continente y el contenido de la vivienda, pero también la responsabilidad civil frente a terceros. Con la cobertura del contenido, la compañía aseguradora se encarga de la reparación o reposición de los muebles y enseres domésticos que han sufrido un siniestro. Si la póliza cubre también la responsabilidad civil significa que se deben pagar las reparaciones e indemnizaciones de los daños causados a terceras personas por tu vivienda o por cualquier miembro de la unidad familiar (en este otro post te contamos todo lo que debes saber sobre los seguros de responsabilidad civil).

  • Póliza a todo riesgo. Es el seguro de hogar más completo que puedes adquirir. El seguro de hogar a todo riesgo incluye todas las coberturas del multirriesgo pero añade otras además de servicios relacionados con las filtraciones de paredes y fachadas o averías eléctricas. También puede garantizar cualquier riesgo de daño material que sufran los bienes asegurados, siempre que se produzcan de forma accidental. Finalmente, algunas pólizas a todo riesgo incluyen extras como el asesoramiento legal e informático (en el caso de que tengas algún problema con tus equipos) e incluso un servicio de bricolaje.
  • Seguro de impago de alquiler de viviendas. Como su propio nombre indica, esta póliza esta destinada exclusivamente a los inmuebles arrendados. El seguro de impagos de alquiler garantiza que el arrendador cobrará las rentas mensuales durante un tiempo determinado en el caso de que el inquilino deje de pagarlas. Asimismo, protege el inmueble frente a posibles destrozos y ofrece asesoramiento legal en el caso de que surjan problemas con el arrendatario (desahucio, etc.).

¿Qué coberturas deben tener los seguros de hogar?

La respuesta a esta cuestión es amplia. Existen unas coberturas mínimas que cubren todos los seguros de hogar, y que se pueden ampliar con garantías adicionales según la póliza contratada, el tipo de vivienda asegurada o el uso que se da a esa casa.

seguros de hogar pareja en casa con goteras

Para tener la casa protegida contra los posibles daños que puede sufrir, lo más recomendable es contratar seguros que cubran los daños en el continente, en el contenido, la responsabilidad civil por daños causados a terceros y la defensa jurídica para reclamar los daños que otros pueden causar en tu vivienda o defenderte de posibles denuncias contra ti.

Aunque las coberturas del seguro de casa dependen mucho de las necesidades concretas de cada propietario, aquí tienes a modo de guía las garantías más habituales en las pólizas multirriesgo: 
  • Daños por agua.
  • Daños por fuego.

  • Daños estéticos.

  • Daños eléctricos.

  • Daños por fenómenos atmosféricos.

  • Robo, atraco y hurto.

  • Vandalismo.

  • Responsabilidad civil.

  • Defensa jurídica.

Además, y como ya te hemos comentado, las compañías de seguros de hogar han ampliado las coberturas de las pólizas con servicios ajenos a la vivienda como pueden ser el robo o hurto en la calle, el uso fraudulento de tarjetas bancarias, la pérdida de equipaje durante los viajes, los daños provocados por las mascotas cuando atacan o muerden a alguna persona y los trabajos de bricolaje o manitas (profesionales que realizan gratuitamente pequeños arreglos en casa como colgar una lámpara o las cortinas). 

Tan importante como las coberturas del seguro son las exclusiones: hay muchas excepciones respecto a los daños que cubren, y muchas veces son el origen de las reclamaciones de los tomadores. No existe una norma común que regule las exclusiones en los seguros de la vivienda. Como norma general, las pólizas de los seguros de hogar no cubren los daños que se producen por un mal uso o por falta de mantenimiento de los elementos de la casa.

No obstante, las pólizas enumeran en sus cláusulas cada riesgo cubierto y las exclusiones. Por ejemplo, cuando se producen daños por fenómenos atmosféricos solo se considera el siniestro si cumple determinadas condiciones en cuanto a la velocidad del viento o la cantidad de agua de lluvia caída. En el caso de los daños eléctricos producidos por subidas de tensión o cortocircuitos se excluyen los aparatos que tienen una determinada antigüedad que tiene que estar fijada en la póliza.

Un consejo crucial es leer siempre la letra pequeña de los seguros de hogar para ver qué siniestros están cubiertos o no y también sus condiciones y/o exclusiones.

¿Es distinto el seguro de hogar para una vivienda habitual y una segunda residencia?

A la hora de contratar un seguro también existen diferencias respecto al uso que se da a la vivienda. Así, es distinto un seguro para una vivienda habitual que para una segunda residencia.

La póliza más recomendable para proteger una vivienda habitual donde vives la mayor parte del año es una a todo riesgo (o como mínimo una multirriesgo), ya que tiene las mayores coberturas. No solo cubres los daños que puede sufrir el contenido y el continente de la casa, sino que también tienes cubierta la responsabilidad civil por los daños que la vivienda o las personas que viven en ella pueden causar a terceras personas. Incluso se puede incluir en esa responsabilidad civil a las mascotas.

lavadora inundando piso

Sin embargo, en una segunda residencia que solo vas a ocupar durante las vacaciones o los fines de semana suele ser más recomendable optar por seguros de hogar más baratos y con menos coberturas (algunas de la cuales es posible que ni siquiera necesites).

Eso sí, en estos inmuebles conviene tener cubierta la responsabilidad civil y el continente, ya que así protegerás la casa de los posibles siniestros causados por agua, daños eléctricos o fenómenos atmosféricos, entre otros. Salvo que tengas objetos de valor, para ahorrar dinero puedes prescindir de incluir el contenido en la póliza

Cómo calcular el coste de la póliza

Como ocurre con todas las cosas en esta vida, hay seguros del hogar baratos y caros. Por eso es muy importante que sepas cómo calcular su precio. Entre otros aspectos, debes tener en cuenta el valor de la casa, tanto del continente como del contenido, las diferentes coberturas y los servicios adicionales.

La valoración de los elementos que constituyen el contenido de la casa (muebles, electrodomésticos, equipos electrónicos, ropa, joyas y objetos de valor) se hace a partir de los precios de compra, pero si su valoración se hace a la baja para que la prima que tienes que pagar sea más barata, la indemnización en caso de siniestro será menor

En cuanto a la valoración del continente se incluye, además de los elementos estructurales de la vivienda, los elementos de uso privado como pueden ser jardines, vallas o ascensores. Cuando se produce un siniestro, el valor del continente es el equivalente al coste de su reparación si se ha destruido

¿Qué factores influyen en los seguros de hogar para determinar sus precios? Estos son los más destacados:
  • Tipo y uso de la vivienda. El coste de la póliza es diferente si se trata de un piso en un edificio, una casa unifamiliar independiente, un adosado... También si se trata de la vivienda principal o no.
  • Año de construcción. Una casa más antigua es más cara de asegurar, ya que es más fácil que sufra desperfectos. No obstante, si se han hecho reformas importantes, como el cambio de la instalación eléctrica, se toma como referencia la fecha de las últimas obras.

  • Superficie construida, número de habitaciones y baños. Se deben incluir también el trastero y el garaje (si tienes la plaza en el edificio de la vivienda). Asimismo, hay que especificar si la vivienda cuenta con medidas de seguridad.

  • Altura del inmueble. Es importante porque, por ejemplo, los áticos y los pisos bajos con jardín son más caros de asegurar porque el riesgo de robo es mayor.

A partir de ahí, los seguros de hogar tienen unos precios muy variados. La horquilla de precios en la que se puede contratar un seguro de hogar va desde menos de 100 euros para una póliza de daños; una media de 200 euros para una póliza multirriesgo con buenas coberturas para continente y responsabilidad civil; y por encima de 300 euros para un seguro a todo riesgo y dependiendo de las coberturas contratadas. En cuanto al precio del seguro de impago de alquiler tiene un coste que ronda entre un 3% y un 5% de la renta anual, por lo que si la renta es de 1.000 euros mensuales el coste será entre 360 y 600 euros al año.

Un último consejo: para evitar sorpresas inesperadas con las coberturas de la póliza o las indemnizaciones de la compañía cuando se produzca algún siniestro, es recomendable que confirmes que has asegurado convenientemente tu hogar y que tienes muy claras las exclusiones de tu póliza. También es importante tener un seguro de responsabilidad civil que cubra por lo menos 300.000 euros y contratar, si es necesario, garantías opcionales para proteger algunos objetos de valor que puedas tener en casa. 

Evita caer en el infraseguro o el sobreseguro a la hora de calcular el seguro del hogar. El problema del infraseguro es que si valoras a la baja tu casa pagarás menos por la póliza pero en caso de siniestro la indemnización será menor. Por el contrario, si valoras al alza los bienes incurres en el sobreseguro: pagarás más por la póliza pero la valoración del perito en caso de siniestro será más baja de la declarada.

Contamos con proyectos de las siguientes promotoras